Captura de pantalla 2015-04-15 a las 10.32.18

Las Compañías Offshore permiten eliminar obstáculos al comercio y agilizan los intercambios, mediante una adecuada planificación de la estructura fiscal de las empresas, sobre todo, mediante el método de triangulación y la refacturación de bienes y servicios.

Todo esto lo puede lograr el inversionista, sin que tenga que perder el control de su inversión o de su patrimonio, manteniéndose siempre al frente de su operación.

Las sociedades offshore son, por definición, aquellas corporaciones que no desarrollan su actividad localmente, lo cual le permite no tener que realizar declaraciones de impuesto, estando totalmente exoneradas del pago por las rentas obtenidas fuera de su jurisdicción.

El Principio de Territorialidad de la Ley Fiscal internacional permite que las sociedades anónimas, de responsabilidad limitada o de cualquier otra naturaleza, cuyas rentas y ganancias provengan exclusivamente de actividades extraterritoriales, no paguen impuestos, siendo consideradas offshore.